¿Son suficientes 600 calorías para bajar de peso sin complicaciones? ¿Qué consecuencias secundarias puede acarrear una dieta con esa cantidad de calorías?

El doctor Ricardo Muzzio, médico especialista en Endocrinología y Nutrición, señala que "en primer, lugar con respecto a la cantidad de calorías que debe tener una dieta, las mismas dependerán de la superficie corporal de cada paciente. No es lo mismo una dieta de 600 calorías para una mujer de 1,60 m con 75 kg de peso, que otra para un hombre de 1,80 m que pesa 125 kg".

"Cada persona -agrega el médico- tiene un gasto calórico (medible) llamado metabolismo basal, acorde a su superficie corporal. Para una mujer de 1,60 de altura con 75 kg se calculan 2000 calorías aprox.; obviamente un señor de 1,80 m que pesa 120 kg no gasta lo mismo: se calculan 2500 / 3000 calorías. Por lo tanto, dar dietas a todo el mundo de 600 calorías es ciertamente desacertado".

Muzzio explica que "poder entender el manejo fisiológico del organismo es entender un balance entre las calorías que entran y las que gasta el organismo. Entran 600/ 800/ 1200 calorías y se gastan 2000 / 2500 / 3000 calorías acorde a la superficie corporal de cada individuo. La diferencia entre éstas se obtiene de las reservas energéticas (grasa corporal) que se transportan desde el lugar de depósito (grasa de depósito) hacia el hígado, donde son transformadas (metabolizadas) en el elemento que utiliza el organismo (glucosa). Esta actividad se llama gluconeogénesis y genera cetonas circulantes, que llevan a un cuadro de cetoacidosis metabólica que puede causar la muerte. No es lo mismo que el paciente pase horas con este cuadro de ayuno, a que pase días o semanas con este balance energético descompensado. En ese caso, las probabilidades de descompensación aumentan en la medida que pasa más tiempo. Se sabe desde hace muchos años que dietas de 600 / 800 calorías son muy peligrosas, y hasta pueden llevar a la muerte a la persona que las llevan a cabo".

Contenido nutricional

En segundo lugar, el elemento a tener en cuenta al dar un tratamiento dietético es qué contenido nutricional se le da al paciente, qué cantidad de proteínas, hidratos de carbono, de grasas, vitaminas y minerales se le están dando.
"El organismo en condiciones de balance negativo, a lo largo de mucho tiempo, empieza a utilizar elementos de sostén (músculo, tendón, hueso) para transformarlos en glucosa (desnutrición proteica) y así poder llevar al desmoronamiento del organismo", dice el especialista.

En tercer lugar, "si se sigue con balances tan negativos, comienzan a generarse transformaciones hormonales en las que disminuyen las hormonas tiroideas, aumentan los glucocorticoides, y descienden la testosterona y el estradiol, generando disminución de la libido y la potencia sexual.

Muzzio concluye en que "el paciente con sobrepeso debe bajar de peso con dietas no inferiores a las 1200 calorías, porque son eficientes y no conllevan a complicaciones durante el tratamiento ni después de terminado el mismo. Además, una dieta de 600 escasas calorías, es insostenible en el tiempo, y las tendencias al abandono de las mismas son muy altas. Otro tema fundamental, es que las dietas se deben acompañar con actividad física. Es mucho más sano y la actividad física ayuda a perder más rápido, no sólo el sobrepeso, sino la grasa corporal".

Nota publicada en la "Revista Punto y Aparte"
http://puntoyaparte.com.ar/index.php?option=com_content&task=view&id=1712&Itemid=67